viernes, julio 01, 2005

Hoy es 1 de julio

Mi cueva berlinesa, solucion habitacional de 25m2, (no se lo digas a la sra Trujillo) como casi todas las casas en este bello país no tiene persianas... Estos días amanece entre las cuatro y las cinco de la mañana aquí en Berlín con lo que, como puedes imaginar, el despertador casi sobra, porque a la hora de levantarse los rayos de sol alcanzan con alegría mi cara hasta hacer insoportable dormir una hora más, sobre todo si eres una persona brillante como yo, con amplios conocimientos geográficos, y eliges una casa orientada al este (cuando la alquilé, llevaba dos semanas nevando y todavía el sol alemán no se había presentado).

Pues bien, hoy es 1 de julio y me ha sorprendido la oscuridad de la casa esta mañana. Si hasta he tenido que encender la luz. No me lo podía creer, pero era cierto... Otra vez está lloviendo en Berlín y otra vez estamos a 15 graditos. Durante el mes de junio hemos pasado tres veces de 30 a 10 en dos días, con mis correspondientes tres trancazos, ha llovido a las dos de la tarde en días en los que a las doce no había ni una sola nube... Y lo mejor de todo es que a los berlineses nunca les pilla de sorpresa.
El sábado pasado, cuando empezó a llover, todos los berlineses sacaron el paraguas ante el estupor de los extranjeros... ¿Cómo cojones sabían que iba a llover cuando salieron de casa, si hacía un sol radiante hace media hora? Esta mañana he llegado al trabajo y todos venían abrigaditos (menos los postdoc extranjeros que estamos congelados). Pero vamos a ver, si ayer estuvimos charlando en la puerta en manga corta y cocidos de calor...

Mirarán el tiempo, estás pensando... Haz la prueba tu mismo... Todos los días lo miro en www.wetter.com, www.yahoo.de y www.elmundo.es, además de en los paneles informativos del U-Bahn . Raro, muy raro es el día que las predicciones coinciden... Y si coinciden, raro es el día que aciertan. Que alguien me lo explique, por favor! ¿Dónde miran el tiempo estos tíos?

Creo que voy a llenar el armario del despacho con pantalones cortos y largos, jerseys y paraguas. Así, si el clima me sorprende, podré defenderme...

4 comentarios:

pilimindrina dijo...

Pues en Inglaterra tienes que ir cada día como una cebolla... con capas y capas de ropa. Porque no sólo puede cambiar de frío a calor con una rapidez pasmosa, sino que en el mismo día puede hacer 5 tipos de tiempo diferentes :P

Un abrazo de la asturianina en Inglaterra,

Gerthalas dijo...

La verdad es que en estos momentos no envidio para nada a los residentes en países extranjeros. Aquí todo el día de manga corta, quien no se ducha con agua fria es porque jamás ha probado a refrescarse como dios manda... la nota negativa... quién cojones puede estudiar así?
Los adolescentes compran la bebida debajo de mi casa para irse de botellón, las chicas visten con poca ropa en el metro de Madrid (que mira si es olímpica en estos aspectos, jeje), y todo el mundo pasea con la brisa del atardecer o se baña entre gritos durante todo el día...

¿Es que no podrían tener un poco de compasión y esperar a que todos demos las vacaciones? Menos mal que sólo me queda uno... puf. Por cierto... el día 6 es mi cumple!!!
Seguro que el sol brillará radiante en Berlín ese día, ya me lo huelo yo. Yo aviso... para que no te lleves el paraguas!

flordeloscampossilvestres dijo...

Yo creo que están preparados genéticamente, lo huelen, da igual que haga sol...saben que va a llover, y lo peor no es eso, lo peor es que cuando empieza el fatídico hecho que tú no esperabas, sacan su paragüas, orgullosos de ello y te miran con cara de pena,y pensando "pobre extranjerillo despistado". Claro que luego les da por venir a veranear a tierra española y les falla el gen que le dice a uno cuando está más rojo que un cangrejo con riesgo severo de cancer de piel, y debe resguardarse a la sombrita..ven el sol y se vuelven locos, es lo que tiene.

Marta dijo...

No, no es que los alemanes puedan saber antes si va a llover o no. Los informes meteorológicos son tan imprecisos -o tan precisos- como los de cualquier otro país.

Prefiero, las pocas veces que veo el informe del tiempo, buscar una página que sea lo más específica posible, geográficamente hablando, porque creo que aumenta las posibilidades de que la predicción metoreológica sea correcta.

Pero, te aconsejo, lleva siempre un paraguas contigo o, un gorrito -es lo que hago yo- y una chaqueta para la lluvia, delgada si estamos en verano.

Una amiga mía -estudiante rusa- la semana pasada, durante los temporales, fue sorprendida por una lluvia tan terrible que tuvo que comprarse ropa nueva -en Colonia- para poder regresar a la casa -en Bonn-, y cambiársela en la misma tienda. Imagínate!