viernes, junio 27, 2008

Tradiciones veraniegas...

Pues sí. Ya parece una tradición veraniega. Como hace dos años, esta mañana me he vuelto a encontrar con un bordillo mal situado, mi tobillo ha decidido hacer lo que mejor saber hacer...
... y aquí ando de nuevo, tirado en el sofá, con el pie en alto y el tobillo metido en hielo...

No parece demasiado grave, así que espero poder volver a andar en poquitos días... Mientras tanto, volvermos a la tradición veraniega del cambio de nombre en el blog... Desde hoy y hasta nuevo aviso habrá Cartas desde el Sofá...

Y con esto, espero haber agotado el cupo de cosas que me pueden pasar en el mes de junio... ¡Vaya mes!

3 comentarios:

Gummy dijo...

joe macho!
lo tuyo con los bordillos es de traca!

Beatriz dijo...

Méjorate pronto y la próxima vez, leñeeee, mira mejor, aunque dicen que el hombre es el único animal que tropieza con el mismo bordillo, estooo piedra, bueno, algo así. Tú ten cuidado la próxima vez y ya está.
Saludos.

Carlos Capote dijo...

¡La culpa es de los bordillos que en verano, de tanto que les da el sol, se ponen de mala leche y se vuelven agresivos!

¡Que te mejores pronto! Y no curres tanto. En fin. Ya sabes.