jueves, diciembre 27, 2007

Regalos

Lo bueno que tienen los buenos amigos es que no importa cuando hace que no les ves. Siempre parece que fue ayer...

Por eso el viernes me parecía estar tomando té en cualquiera de los sitios que compartimos en Berlin, sentados en aquella mesa, con poca luz, hablando de nuevo de los temas de ahora y de siempre, disfrutando de tu compañía...

Por eso ayer me sentí de nuevo como en casa, como si el tiempo no hubiera pasado... porque aunque en los últimos meses han pasado un montón de cosas, lo sustancial sigue ahí, inmutable, resistiendo el paso del tiempo y la distancia... Al final, la cerve de siempre, el licor de siempre y las historias de siempre nos esperan, aunque haya pasado mucho tiempo desde el anterior encuentro...

Por eso, haber pasado de nuevo un ratito contigo ha sido el mejor regalo de Navidad...

4 comentarios:

Susie dijo...

En realidad, saber que tienes esa afinidad, o que se mantiene viva a través del tiempo o la distancia es maravilloso.

Brindo por un café!!

Susie

carloscapote dijo...

Pues ahora que lo dices habíamos dicho de quedar esta semana y al final se nos ha pasado... En fin, ¡ya nos veremos el año que viene!

¡Felices fiestas (y lo que venga después)!

cris dijo...

...y por eso volver a España sigue significando volver a casa...

Anónimo dijo...

Siempre es un placer pasar un rato con un amigo de verdad...