martes, noviembre 20, 2007

Margarita...

Llamo, no llamo...
Llamo, no llamo...
Llamo, no llamo...

Y así pasan y pasan los días...
... y sigo sin llamar...

8 comentarios:

Nacho dijo...

Pues no lo dudes... llama!!!

(si no nunca sabrás lo que pasa al otro lado del teléfono).

Un Abrazo

PD: quedan pendientes muchas cerves, tanto en tu nueva casa como en la mía!!!! Apúntalo y no dejemos pasar más tiempo!!!

Berta dijo...

Sin lugar a dudas: ¡¡LLAMA!!
Como colega de profesión te digo, que la vida no es un ensayo. No se puede cuantificar, ni controlar, ni preveer que mezclando dos reactivos nos dará un producto concreto.

Resúmen: No pierdas el tiempo calibrando posibilidades. Hazlo. No hay nada que perder, y mi intuición me dice, que mucho y bueno por ganar.

¡Suerte, Lucas!

Anónimo dijo...

en ciertas ocasiones no hay que pensar, sólo actuar, así que ya estás llamando!
Mucha suerte! (aunq estoy segura de que no la necesitas)
Llama ya!
Bss,
inma

Gummy dijo...

Este es uno de esos casos en los que no tomar una decision es elegir una de las dos en si misma.
Si sigues dudando ejecutas la opcion de no llamar, asi que en caso de duda llama.

Hairanakh dijo...

Por sorprendente que parezca, estoy de acuerdo con Gummy. Debe de ser que tenemos una (de)formación similar... :-p

Rodros dijo...

Ya sabes lo que decía el maestro Gila:

Es el enemigo?
Qué se ponga!

Beatriz dijo...

Ummm difícil elección. Depende de las circunstancias. Si es sólo por miedo lánzate!. Si no depende de tí y ya está todo decido quizás sea mejor avanzar. Pero quien no arriesga no gana, pero quizás ya esté decidido...
Creo que mejor no voy a opinar. Yo me guío más por el corazón que por la cabeza...
Saludos! ya nos comentarás la decisión tomada!

Jorge dijo...

Hola, soy nuevo en esto y déjame tener la osadía de decirte que he creado un blog, aunque por supuesto, no te llega a la altura de los zapatos, pero estoy ilusionado porque... es mi blog. A tu pregunta...yo...respondo con otra pregunta...¿aprendemos algo con la experiencia de nuestros sentimientos? Pues entonces...llama.

Lo dicho, perdona mi osadía de escribir al maestro.