domingo, marzo 04, 2007

Quizás menos...

Entornaba los ojos, deslumbrada por el tibio sol de mediodía de final del invierno... Los rayos reflejaban infinidad de tonalidades en su pelo, mecido suavemente por la brisa, y producían intensas y sugerentes sombras sobre su rostro...

Sentados en la hierba sus miradas se cruzaron, se hizo el silencio... y se dejó mecer por el murmullo del río, de las hojas del árbol que les cubría...

Fue sólamente un instante, un destello luminoso antes que de nuevo la conversación rompiera el encanto... Pero durante un minuto, o quizás menos, sus almas se rozaron, se acariciaron, se besaron...

Durante un minuto, o quizás menos, le pareció que quizás fuera posible volver a ser feliz...

¿Quién sabe?

1 comentario:

Antar dijo...

Hola!

Me alegro de seguir teniendo noticias tuyas pese a la distancia y el tiempo pasado. Me gusta leer estas Cartas.

Un abrazo!