viernes, agosto 18, 2006

Pedacitos...

Yo vivía en un mundo precioso, de cristal, en el que el sol y la luna dejaban hermosos reflejos y brillantes sonrisas. Pero de repente, sin entenderlo del todo, el mundo se rompe, se resquebraja, se hace añicos...

A veces el cuerpo me pide correr, huir del desastre, alejarme lo más posible... Pero no, creo que me quedaré y recogeré los pedacitos uno a uno, los guardaré en una bolsa y, poquito a poco los pegaré...

Seguramente el mundo que resulte no tenga los mismos brillos y estará lleno de grietas y agujeros... Puede que incluso nunca recupere todos los pedazos y mi mundo ya nunca sea el mismo. Pero voy a intentarlo, porque ¿quién sabe si al final, todos esos pedacitos, recolectados y pegados con cariño, producirán todavía más reflejos que mi precioso mundo perfecto de antaño?

Por cierto, ando un poco necesitado de pegamento para mundos. Si te sobra un poco, quizás puedas dejarmelo en los comentarios o en cualquier otro sitio. Gracias de todos modos...

3 comentarios:

Gerthalas dijo...

Vaya, parece que alguna oleada estelar está destruyendo otros mundos además del mío... lo lamento mucho, y opino como tú. Con un buen pegamento y mucha paciencia, nuestros astros alumbrarán más que nunca.

Tengo algo de ese pegamento por aquí, el otro día compré varios botes... así que toma lo que quieras, es tuyo.

"Somos aquello en lo que creemos", hermosa frase, verdad? Si crees en tu mundo, no dudes en repararlo. El universo está lleno de mundos, pero ninguno será igual a este que tanto amas...

Un abrazo y mucho ánimo.

Kyosuke dijo...

Si necesitas yo creo que tengo pegamento Imedio por aquí, quizás te sirva.
De todas formas no te preocupes, que ahora los astrónomos van a cambiar la definición de mundo y vamos a tener muchos más para habitar. Y puede que tengamos suerte y encontremos alguno ya habitado por alguien y que nos deje compartirlo.
Ánimo.

Cris dijo...

A veces podemos aprovechar que se ha roto para rehacerlo a nuestra manera... yo por ahora sólo te puedo mandar un beso de cura sana, culito de rana, a ver si también sirve para mundos. Llámame un día de estos y te cuento cositas. Muchos besos desde aquí arriba,

Cris