martes, mayo 09, 2006

Confesiones...

Hace unos años yo escribía cuentos. Empecé sin motivo, un dia en clase, y así seguí por muchos años... Casi todos acabaron en una papelera, rotos o quemados... los menos, los guarda Ella en un cajón, y sólo 2 o 3 fueron más o menos públicos.

Nunca se me ha dado bien expresar mis sentimientos y escribir me ayudaba a pensar, a desahogarme... Cuando me sentía triste, solo, extraño o enfadado conmigo y con el mundo, cogía papel y boli y escribía, escribía... horas y horas, sobre todo por la noche... Cuando todo estaba en el papel... dormía tranquilo, y rompía el papel al despertar...

No todo eran historias tristes... Tengo la suerte de vivir rodeado de personas que inspiran las historias más hermosas... y de vez en cuando escribía esos cuentos con la intención de enviarlos... Pero al final la timidez me podía... y muchos tampoco se salvaron...

Un día, también sin motivo, dejé de hacerlo. La tinta dejó de manchar el papel...

Últimamente me inundan mil sensaciones y los cuentos han vuelto a llenar los cuadernos... Quizás alguno aparezca por aquí, mezclado con las anécdotas berlinesas...

Nunca pretendí que Cartas fuera anónimo... pero escribir sobre sentimientos es un poco más difícil desde que sé que tú, que me conoces, lees el blog... No es fácil desnudar el alma delante de conocidos. Y no es que me importe que sepas lo que siento o cómo me siento... Es la misma timidez que me ha hecho romper,
tantas veces, los papeles escritos ... a pesar de que me hubiera encantado que los leyeras...
Por eso, gracias por seguir leyendo Cartas... a pesar de los silencios...

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Comprendo lo que quieres decir, pero no estamos aquí para juzgarte, sino para escuchar lo que nos tengas que contar y a partir de ahí reirnos cuando nos tengamos que reir, reflexionar cuando haya que reflexionar y arrimar el hombro cuando haya que arrimarlo.
Hasta ahora!

Ninfa dijo...

Ya sabemos todos que cuando por fin decidimos dar la dirección del blog a alguien siempre estamos pensando que pensará en ese momento en que lo lea, pero tieens que saber que con el tiempo te acostumbraras y no importara.
Sigue escribiendo, estoy segura de que todos esos cuentas que escribiste y que escribiras son muy buenos, ojala un día publiques alguno y nos deslumbres a todos.
Besos!

don tonino dijo...

Cuando no quieras desnudar tus sentimientos, escribenos un cuento. Seguro que será una delicia leerlo.

UnderPressure dijo...

Lo importante es tener algo que decir. Lo que los demas piensen, mas o menos, debe dar igual.

pilar dijo...

Sigue contando cosas, como si esa persona no las leyera. Sigue sintiendote libre para expresar tus sentimientos. Lo haces muy bien.
Un saludo

valentina dijo...

Así que escribes cuentos..
Ahora es a mi a quién le da vergüenza que hayas leido el mío..
Besitos.

Laia dijo...

Como tu has dicho el escribir y plasmar las cosas en un papel puede ayudar a modo de "terapia", como desahogo.
Aunque No siempre es facil escribir sobre los sentimientos o experiencias de uno mismo, cuando se sabe que hay alguien al otro lado que te conoce y lo lee, y probablemente aun se hace más dificil cuando ese alguien quien te lee es alguien muy especial para uno mismo.

Sobre tu comentario en mi blog...la respuesta es complicada, ya que estos dos Síndromes no solo son desconocidos por la sociedad, tb para los medicos.
Como ya te digo es un tema complicado, asi que pensaré como explicarlo y dentro de unos dias haré un post sobre ello.


Un abrazo y gracias por tu apoyo.

Anónimo dijo...

Lamento haber estado tanto tiempo ausente, discúlpame.
Me alegra que sigas aquí. Espero leer pronto tus cuentos.

Un saludo.

Javier (Puquichino)

Andrea Recol dijo...

Bueno, bueno... a ver si vamos soltando esa inspiración. Un abrazo