jueves, enero 12, 2006

Otro menos...

Mañana, Thorsten pasa a engrosar la lista de los que estaban cuando llegué y no estarán cuando me vaya... Y ya va pesando en el alma y doliendo en el corazón... Es lo que tiene este trabajo... Vuelas de un país a otro y al final dejas retazos de tu vida colgando de mil ciudades (en mi caso ya van cuatro) y, como tú, otros tantos...

Supongo que un par de litros de Becks ayudan a pasar el trago de la mejor manera posible... Al final, porque siempre llega ese momento de "que te vaya bien", se ha acercado cariñoso y me ha dicho:

"Lo bueno de este trabajo es que, quien sabe si nos volveremos a juntar. Ya sabes... Si vas por Canada... lláamame"

Lo que no se si merece la pena es tener tantas heridas en el alma a cambio de tantos países que visitar (pero no me hagais mucho caso... quizás haya vuelto a beber demasiado para evitar otra triste despedida).

9 comentarios:

Laia dijo...

Es cierto, en esos momentos parece que te quedas como con un vacío dentro.
El dia que Nicole dejó Dinamarca para regresar a México nos pasamos la última hora llorando a moco tendido (que quieres soy mujer :P)
De eso ya han pasado casi 3 años y sigo añorandola, pero seguimos en contacto y nos llamamos 2 veces al año.
Piensa que ahora tendrás amigos repartidos por el mundo ;-)

Puquichino dijo...

Pero por lo menos conoces a mucha gente, ¿No?

Saludos
PQ

don tonino dijo...

Los amigos de verdad persisten en la distancia y, en estos tiempos, el contacto se puede tener facilmente con todo el mundo.
Dichoso tu que puedes tener amigos en el mundo entero.

Andrea Recol dijo...

Tienes un alma muy sensible y eres muy inteligente. El alma sensible te sirve para apreciar lo que la mayoría no sabe apreciar, pero también da muchos disgustos. (Pregúntamelo a mí). La inteligencia te sirve para poner orden en esa alma tan sensible. Al cabo, de unos días, tu mente con formación científica habrá ganado la batalla. Un gran abrazo y un beso

valentina dijo...

Las despedidas siempre son tristes....pero lo son un poco menos si cabe la posibilidad de un reencuentro..
Besitos.

Ninfa dijo...

¿En qué trabajas para tener que trasladarte de lugar tan amenudo? Yo no podría, supongo que siempre la gente que más queria terminaba alajandose demasiado. Pero no creas que eso tuvo que ser malo, aunque lo parezca todo puede terminar peor. Mi mejor amiga se fue a vivir a Holanda hace 9 años y cada vez viene menos a Madrid (la última vez fue hace dos años), el contacto se va perdiendo, pero nunca desaparece.
No te preocupes por la gente, siempre la echaras de menos, pero nunca la perderas totalmente. Animo, que pronto te reencontraras con todos aquellos que se ya se fueron.

leumas dijo...

Siempre son tristes las despedidas, es logico y mas aun cuando has congeniado con esa persona.
Pero quédate con lo positivo, q es una amistad para siempre, y q si alguna vez vas a alguno de esos paises, tienes dd ir.
Un saludo
chauuuu

Ktulu dijo...

Bueno, este va a ser mi primer comentario en este blog, así que aprovecho para desearte buen viaje de vuelta este finde... que aunque hace poco que nos vimos, por aquí se te echa de menos. Siempre está bien concocer mundo, pero siempre está bien volver a casa. (No te enfades por la tardanza de mis comentarios... es que soy un hombre ocupado, jajajaja, bueno NO, más bien soy un poco vago...)
Un abrazo

Marta Salazar dijo...

Claro que ahora, con los mails, es todo un poquitín más fácil... y más barato! Eres un super amigo, lo sé, si no lo fueras, no te daría pena...