lunes, julio 18, 2005

Hoy ha ardido una parte de mi alma...

Lunes por la mañana... Llego feliz al trabajo, tras grandes noticias recibidas el viernes por la tarde (que ya contaré) y un fin de semana genial. Abro www.elmundo.es, para ver qué ha pasado en el mundo durante estos dos días de desconexión y me entero de que Guadalajara está en llamas. No imaginas cuantas veces me he pateado, mochila al hombro, aquella zona...

Once chavales muertos, del retén de Cogolludo, seguramente voluntarios... Gentes que dedican el verano a luchar contra el fuego, a defender ese patrimonio verde que es de todos, a dar seguridad a los habitantes de la zona.
Mucha gente desalojados de sus casas, seguramente varios de los que me ofrecieron agua y techo cuando llegabamos a sus pueblos, reventados de andar.
150 niños desalojados de un campamento. Puedo sentir el miedo en sus ojos y la angustia de sus padres. Al fin y al cabo, yo también he estado de campamento allí varias veces.
Ocho mil hectáreas arrasadas. Si no has estado nunca allí, te contaré que eran pinares preciosos, en los que perderse, llenos de bichos, grandes y pequeños, y cruzados por arroyos donde darse un baño aquellos años en los que la sequía lo permitía.

Y todo porque algunos, a pesar del calor, de la sequía y de las advertencias de la gente de la zona, no sólo decidieron hacer una barbacoa donde no se podía, sino que olvidaron apagarla. Olvidaron que, si no tenían cuidado, podía morir gente, sufrir gente... Se fueron a casa sin pensar que dejaban a gente sin casa... Olvidaron que, si no dejaban todo en perfecto estado, nadie más podría disfrutar de aquel bosque.

Amo mi tierruca, esa provincia que casi no se conoce, esa que he pateado de norte a sur, de este a oeste, en la que he crecido de criejo en los campas y de monitor más adelante... Es en esos bosques y ríos en los que he conocido a mis amigos, con los que he vivido gran parte de las historias que nos unen. Hoy han ardido parte de mis historias y de mis recuerdos...

Y el último recuerdo del post, para todos aquellos que trabajais en los retenes, por esa labor que tan poco se agradece públicamente. Y, en especial, un recuerdo aquellas familias a las que el fuego les ha arrebatado un ser querido. Seguro que hoy no hay nada que pueda consolaros... Pero yo, al menos, os tendré presente en mi recuerdo.

4 comentarios:

pilimindrina dijo...

Cada vez que arde un bosque arde parte de nuestra alma con él... este año parece que arde media España. Mueren personas, plantas, animales, y muere parte del pulmón de nuestra tierra.

Un abrazo de la asturianina también triste,

leumas dijo...

Mal año este que tenemos en cuanto a incendios.
Yo no conozco mucho esa zona, pero es una faena y más cuando hay pérdidas humanas, por cosas q podrían remediarse si no fuéramos tan dejados a la hora de hacer las cosas. Este verano tenía pensado hacer una ruta por alli con la bici....

Por cierto, toco el clarinete en la banda de mi pueblo.
Un saludo
chau

toxcatl dijo...

¿has oido/visto al abogado que se ha contratado el unico "imputado"??
no se si se ha pensado que somos tontos o que...

Lucas dijo...

Ni idea. ¿A quien ha contratado?