martes, junio 07, 2005

No es tan dificil entenderse...

Ayer hubo fiesta en el Instituto. Ya se sabe... mucha, mucha cerveza y ganas de charlar. Al final, después de mucha botella, quedábamos Dillip y Muduli, Martin, Oliver y yo... Poco antes se habían ido Esperanza y todos los chinos. Qué buen rato pasamos, gente de todos los sitios, de muchas culturas unidos únicamente porque trabajamos en un mismo sitio y por las ganas de compartir una cerveza... Y al llegar a casa recordé los tiempos pasados en Bélgica.

Sin entrar en detalles, las estancias por el mundo me han hecho descubrir que...

... un judío y un árabe pueden compartir la misma mesa de un bar
... musulmanes practicantes tratan estupendamente y con mucho cariño a sus amigas (y no por eso dejan de cumplir los preceptos del Corán)
... los cuentos en euskera suenan preciosos... y que aunque unos nos consideremos españoles y otros vascos, no nos sentimos extranjeros
... los países exóticos no lo son tanto cuando los describen los que allí viven y el turismo no es quizás el mejor modo de descubrir a otras gentes
... los alemanes no son fríos, ni los americanos prepotentes.
... el mundo está lleno de bellas personas

Entonces la gente dirá: "es porque te mueves con determinada gente, en determinado ámbito...". No puedo negarlo. Soy como soy y me junto con quien me junto... En algunos casos costó un poco aceptar otras culturas, otras formas de entender el mundo... Pero al final, todos terminamos buscando un punto de encuentro... Y nada nos impidió convivir alegremente y pasar grandes momentos.

Por eso... cuando leo las noticias internacionales del periódico pienso... ¿Por qué? Si tan poco es tan difícil entenderse...

3 comentarios:

Hairanakh dijo...

Ejemplo práctico de que, al final, lo importante son las personas.

Gerthalas dijo...

A veces no nos damos cuenta de lo hermoso que es compartir el mundo. No hay mejor forma de aprender de otras culturas que relacionarse con gente que pertenece a ellas. Cuando los conoces de verdad dejan de existir los mitos étnicos (ya sabés... españoles con sevillanas y toros, musulmanes cerrados, ingleses y guiris de chiringuito...). Es asombroso lo que se puede aprender con la gente de otros países. Y lo más curioso de todo es que a pesar de lo diferentes que nos creemos... lo parecidos que somos.
Viva la pluralidad y la multiculturalidad!

Marta dijo...

Muy cierto todo y muy bien escrito! Plenamente de acuerdo contogo!